Porqué tu perro se marea en el carro (y como evitarlo)

por / miércoles, 21 octubre 2015 / Publicado enTips
Mareo en el carro

Una buena manera de socializar a su perro (y poner a punto sus habilidades sociales a lo largo de su vida) es llevarlo en el carro con usted. Y si él es un buen compañero de viaje, puede ser una experiencia maravillosa para todos.

Por desgracia, no a todos los perros les va bien en un vehículo en movimiento. Sus dueños suelen hacer este descubrimiento de una manera.. desagradable.

La cinetosis (mareo por movimiento) es tan real para los perros, como lo es para la gente, y puede ocurrir incluso durante un paseo corto de 5 minutos en carro a la oficina, parque o al veterinario. Así como los niños son más propensos a enfermarse en el carro que los adultos, cachorros, los perros jóvenes también son más susceptibles. Esto es probablemente debido a que la estructura interior de las orejas responsables del equilibrio no está aún plenamente desarrollada. Sin embargo, algunos perros no superan el mareo por movimiento, incluso en la edad adulta.

Si su perro se enfermó en su primer viaje en carro con usted, puede estar estrictamente relacionado con el movimiento, y es posible que no lo superen.

Sin embargo, para muchos perros, este mareo se activa por el estrés. Si la única vez que tu perro ve el interior de tu vehículo es para los viajes al veterinario y vomita cada vez, el estrés puede muy bien ser el culpable.

 

Banderas rojas del mareo por movimiento

Algunos síntomas de mareo, como los vómitos, son evidentes; mientras que otros son más sutiles.

Estos son los signos de peligro a tener en cuenta para cuando se viaja con su mascota:

  • Bostezo constante
  • Babeo excesivo
  • Lloriqueo incesante
  • Malestar
  • Apatía, falta de actividad
  • Vómitos

 

Cómo prevenir el mareo en su perro

Dado que mayormente el mareo en perros adultos es el resultado del estrés en lugar del movimiento del vehículo, aliviar la ansiedad de su perro es un buen lugar para empezar.

El destino final de todo el viaje es por lo general lo que hace que su perro se preocupe y enferme. Una visita al veterinario puede ser motivo de preocupación para su perro. Traumas mentales, emocionales e incluso trauma físicos pueden estar relacionados con viajar en carro.

 

Consejos de prevención

  • La mayoría de los perros no se marean cuando tienen el estómago vacío, así que asegúrese de que hay varias horas (al menos dos) entre su última comida y un paseo en el carro. Pueden tomar agua, sin embargo.
    Y tenga en cuenta que esto puede o no puede funcionar para su mascota, ya que algunos perros necesitan un poco de algo en su estómago para prevenir el mareo. Si su mascota da arcadas o vomita bilis en el coche varias horas después de comer, antes de su próxima salida, trate de darle un par de cucharadas de comida o algunas golosinas para ver si le va mejor con algo en su panza.
  • Si su perro viaja en una caja para perros (que es el método más seguro de viajes caninos), muévalo de un lado a otro en el coche para ver si la ubicación de la caja hace diferencia en cómo se siente. Algunos perros mejoran si la caja se coloca en el compartimiento trasero de su camioneta o SW. Otros lo hacen bien en el asiento trasero. Algunos perros pequeños prefieren su caja en el suelo del asiento delantero del pasajero, donde pueden ver al conductor, pero no mucho más. (Esta ubicación es típicamente buena en un clima frío, pero tenga cuidado con la temperatura, pues ese lugar puede calentarse rápidamente.)
  • Si utiliza un arnés u otro tipo de restricción, una vez más, trate de mover a su perro de un asiento a otro si es posible, para ver donde se siente más cómodo.
  • Cambie la percepción de su perro de viajar en el carro. Escoja un lugar cerca de casa (no más de 10 minutos de su casa) que su perro disfrute. Podría ser el parque o una ruta de senderismo cerca.
    O que alguien le acompañe para calmar a su perro mientras usted está conduciendo, o hablar suave y tranquilizadoramente para él en el camino. Una vez que llegue a su destino, dedique su atención al perro, juegue o vaya de excursión con él, y haga que el momento sea divertido.
    En el viaje de regreso, una vez más, hacer lo que funciona para calmar los nervios de su perro. Una vez que estés en casa, tener otra sesión de juego vigoroso y luego lo deja descansar. Repita esta rutina como mínimo una vez a la semana para que su perro aprenda a asociar paseos en coche con destinos de diversión y tiempo de juego con usted.
  • Pare con frecuencia en los viajes largos, ya que algunos perros necesitan descansos para prevenir el mareo. Una buena guía es detenerse después de una hora o dos y dejar a su perro (con una correa, por supuesto) hacer sus necesidades. También se le puede ofrecer un vaso de agua o algunos trozos de hielo para masticar.
  • Difundir aceite esencial de lavanda en su carro poniendo unas gotas en el collar de su mascota o en una bola de algodón cerca.
  • Para casos severos de náuseas en perros grandes, puede usar una mezcla de aceite de menta, disponibles comercialmente en forma de cápsulas. Considere también tratar una variedad de remedios homeopáticos basados ​​en los síntomas particulares de su mascota, incluyendo Cocculus, Argentum, Ipecac, y Aconitum.
  • Éste puede parecer un poco raro, pero no puede hacer daño intentarlo. Mientras maneja, señale paisajes y otros animales a su perro si es capaz de ver por la ventana. Llámele por su nombre con voz emocionada, y señale o girar la cabeza en la dirección de lo que usted quiere que mire.
    La mascota puede o no puede entender en un principio, pero los perros que viajan mucho con sus dueños a menudo terminan pareciéndose a personitas peludas que miran por la ventana y disfrutan de las vistas. La idea con un perro estresado o potencialmente mareado es involucrarlo en sus alrededores, generar un agradable entusiasmo en el carro, y proporcionarle una distracción.
  • Considere la posibilidad de conducir con las ventanas abajo tanto como sea posible (no totalmente, sino lo suficiente para que entre aire fresco). No es una gran idea que su perro saque la cabeza por la ventana, pero si parece ayudarle a sentirse más cómodo, asegúrese de que está amarrada muy seguramente (arnés o lazo), e invierta en un par de “doggles” (gafas de protección para perros ) para proteger sus ojos de hojas, partículas, insectos, y otras cosas que vuelan.
  • Consulte con su veterinario de confianza para un chequeo general u otras recomendaciones.

 

 

 

Via HealthPets

 

 

 

 

SUBIR